Europa

Senderismo en el delta del Ebro: del Ecomuseo a la bahía del Fangar

Pin
Send
Share
Send


Este artículo también podría titularse «el sendero peor señalizado de Cataluña», pero vayamos por partes. Este verano hemos decidido hacer uno de los tramos finales del camino de Santiago y, para entrenarnos, llevamos varias semanas intentando andar mucho, ya sea por ciudad o haciendo senderismo. Teníamos ganas de hacer otro tramo del camino de ronda por la costa Brava, pero, como siempre tiramos para el norte, esta vez decidimos poner rumbo al sur.

Resulta que a dos horas en coche de Barcelona se encuentra uno de los parajes naturales más impresionantes de Cataluña: el parque natural del delta del Ebro. Y allí nos fuimos a pasar un fin de semana. El domingo por la mañana quisimos hacer uno de los tres itinerarios que encontramos en la oficina de turismo, el que va del Ecomuseo al Fangar. El recorrido es de 17 kilómetros, que es lo que caminaremos normalmente en cada etapa del Camino, es una ruta circular, el terrero es llano y el paisaje único, así que nos pusimos en marcha con mucho optimismo.

Parecía que iba a ser fácil

Aparcamos el coche cerca del Ecomuseo, en un descampado al final de la calle. Es mejor dejar el coche en el aparcamiento del supermercado Día. Era un domingo a las nueve y media de la mañana y el Ecomuseo aún estaba cerrado, porque abren a las diez. De allí teníamos que ir hasta el cementerio de Deltebre y girar a la derecha. Nada más empezar ya nos encontramos el primer obstáculo: no había indicaciones para llegar al cementerio. ¿Derecha? ¿Izquierda? Por suerte, pasó un señor muy amable en bicicleta que nos indicó que teníamos que volver a la carretera principal, cruzarla y caminar unos minutos.

Al llegar al cementerio, nos tranquilizó encontrar una señal que indicaba la ruta que teníamos que seguir. ¡Por fin! Así pues, seguimos el sendero y, a los pocos minutos, descubrimos una nueva señal que nos confirmó que íbamos por el buen camino. Sin embargo, después de esto ya no encontramos ninguna indicación más. Proseguimos la marcha confiando en poder ver alguna otra indicación. Según el folleto donde se indicaba la ruta con un mapa muy básico, teóricamente teníamos que pasar por una caseta típica del delta, luego seguir el camino hasta la carretera que une el pueblo de L'Ampolla con la playa de la Marquesa, cruzarla, y después seguir por un camino de tierra.

Barraca típica del Delta de l'Ebre

No obstante, al llegar a la carretera nos encontramos que en frente solo había una finca privada enorme y ningún sendero de tierra que partiera de allí. Así que consultamos a Google Maps y nos dijo que siguiéramos andando por la carretera en dirección a la playa.

Este tramo fue bastante rollo

Caminando, caminando, encontramos una barracas típicas del delta que se pueden alquilar, con un estanque con cisnes al lado. ¿Sería aquella la típica casa del delta que teníamos que encontrar? ¿O sería una casita blanca muy pequeña que habíamos visto unos kilómetros atrás? No podíamos estar seguros, así que seguimos caminando por la carretera, rezando por haber elegido el camino correcto. Unos kilómetros más tarde, nos encontramos con una indicación de la ruta, pero curiosamente, estaba encarada en sentido contrario al que marcaba el mapa.

Creemos que era la señal que indicaba que había que cruzar la carretera y seguir por el sendero de tierra que os he comentado anteriormente. Pero al ver los carteles en el sentido contrario, pensamos que era la ruta de vuelta, así que decidimos seguir caminando por la carretera que va hasta la playa de la Marquesa. Seguimos andando unos kilómetros más sin saber si íbamos por el buen camino. Para salir de dudas, preguntamos a un señor mayor que iba circulando con una moto pequeña, y nos dijo que íbamos en sentido contrario al que marcaba el mapa, hacia la caseta de cohetera.

En ese momento decidimos que no desandar lo andado y que tanto daba en qué sentido estuviésemos siguiendo la ruta, ya que habíamos ido a caminar y a disfrutar del delta. Seguimos las indicaciones del GPS de Google Maps y pusimos rumbo hacia el desaïgue de Rompent. Una vez conseguimos llegar allí, seguimos por el camino de tierra que bordea la bahía del Fangar hasta llegar al Port d'illa de Mar. En este tramo vimos a pescadores que venían de faenar y mejilloneras instaladas en el mar.

Pin
Send
Share
Send