Diarios de viaje

Excursión a Soweto y a Johannesburgo

Pin
Send
Share
Send


Antes de emprender nuestro largo viaje por carretera hasta a Botsuana, pasamos un día descubriendo Soweto y Johannesburgo en una excursión de un día.

Súdafrica tiene el sobrenombre de Rainbow Nation, la nación arcoíris, porque allí convive mucha gente de razas y culturas distintas, y hoy en día ya no es solo negra y blanca. Esto es lo primero que me sorprendió de este país. Aunque la mayoría de habitantes son de raza negra, hay muchos sudafricanos de origen indio, asiático, australiano y, lógicamente, también de origen holandés y británico. Al ver el estadio del Mundial de Fútbol del 2010, nuestro dicharachero guía, Emmanuelle, nos contó que los colores del estadio representan los colores unidos de los diferentes tonos de piel de las razas del mundo. Otro dato curioso que nos contó el guía: el 90% de los árboles de la zona no son originarios de Sudáfrica, ya que muchos los plantaron extranjeros.

En este estadio ganó España el Mundial

Sin embargo, la convivencia entre razas no fue nada fácil para este país, sobre todo por el pasado colonial y la segregación racial con el Apartheid como máximo exponente. Por eso, y porque creo que está bien enterarse de la vida real de los lugares que uno visita y no solo verlos, sino entenderlos (aunque solo sea un poco), en Sudáfrica hay que ir a Soweto. Este conjunto de antiguos municipios, que actualmente forman parte del área metropolitana de Johannesburgo, rebosa de historia, concretamente sobre la lucha por la libertad.

Soweto tiene una extensión enorme y entre uno y dos millones de habitantes. Aunque el nombre parece africano, es una abreviación de «South-Western Townships», ya que está al suroeste de Johannesburgo. Estos municipios se formaron a principios del s. XX para albergar a los obreros negros de todos los rincones de Sudáfrica que acudieron allí para trabajar en las minas de oro. Al principio, solo podían vivir allí los hombres, que se vieron obligados a dejar a sus familias en sus poblaciones de origen. Más tarde, cuando en 1948 se hizo oficial la segregación racial, todos los negros de Johannesburgo, y también los mestizos e indios, fueron obligados a vivir en Soweto, a 20 km de distancia de la ciudad. Y sin un pasaporte especial no podían siquiera visitarla.

Zona más humilde de Soweto

Hoy en día, Soweto sufre una gran tasa de desempleo, ya que las minas cerraron hace tiempo. Además, está superpoblada, tiene mala infraestructura y viviendas inadecuadas, pero aun así, hay barrios de todo. En el primero por el que pasamos vive gente adinerada y se ve claramente porque predominan las casas grandes con jardín y garaje. No obstante, la mayoría son barrios de gente humilde y también hay muchas chabolas. En algunos lugares aún quedan los «hostels» o casas largas donde antaño se apiñaban los mineros y que hoy el gobierno ha cedido a las personas sin hogar.

Al llegar al barrio de Orlando West, nos sorprendió ver dos enormes chimeneas pintadas con grandes murales. Pertenecen a una planta de energía eléctrica que ya no funciona, pero que en el pasado no se usaba para abastecer las viviendas de Soweto, sino únicamente las de la minoría blanca de Johannesburgo (!). Hoy en día se puede hacer puenting entre las dos chimeneas y se han convertido en un referente del lugar. También fue en Orlando West donde vivió durante mucho tiempo el mítico líder de la lucha contra el Apartheid: Nelson Mandela.

Casa Museo Nelson Mandela en Soweto

En su juventud, el famoso Nobel de la Paz se trasladó a Soweto desde su pueblo natal y el primer empleo que tuvo fue de guardia en una mina de oro. Nuestro guía nos llevó a ver primero la casa donde vivió su esposa Winnie Mandela durante los veintisiete años de prisión de su marido y luego nos acompañó a la casa donde vivió Nelson Mandela con su primera mujer. En la actualidad, la casa está restaurada y se ha convertido en un pequeño museo lleno de detalles sobre la vida de Mandela. Es una casa muy pequeña con un minúsculo jardín delantero y el precio de la entrada incluye una breve visita guiada.

Casa Museo de Nelson Mandela

Nuestro guía no paraba de comentarnos datos interesantes, como por ejemplo, que curiosamente en la misma calle de la antigua residencia de Mandela, también vive hoy otro famoso Premio Nobel de la Paz: Desmond Tutu. Incluso nos señaló qué casa era.

Pin
Send
Share
Send